Tuesday, December 13, 2011

¾, ¼ MBA….dos perspectivas de lo mismo


Por Eduardo Herreraestudiante internacional proveniente de La Ciudad de los Palacios, el Distrito Federal, en México. Entre sus varias vidas aparte de estudiante de tiempo completo es esposo, optimista ante todo y fanático del fútbol soccer.


Es interesante ver como uno cambia de chip cuando pasa de ser alumno de primer año a ser alumno de segundo año. Es como si en todo el primer año te dedicas a aprender de tus compañeros de segundo año, de sus experiencias tanto en la escuela como del trabajo en verano. Es algo increíble, tienes a 200+ personas dispuestas a ayudarte si lo necesitas. Algo muy característico de la cultura en el MBA de Kelley.
A finales de abril, una vez que mis "second years" se estaban alistando para dejar el mundo estudiantil y reingresar al mundo laboral, por qué no, el mundo real, me cayó de golpe que es ahora mi responsabilidad tomar el rol de facilitador y ayudar a la siguiente generación de alumnos, la generación 2013, a formar parte de la gran familia que representa Kelley.
Es difícil explicarlo pero uno no sabe la cantidad de cosas que uno aprende durante el primer año, fuera de todo lo académico. Créanme, debo tener cicatrices en el cerebro gracias al primer semestre, mejor conocido como el Core. No quiero espantar a mis queridos lectores, pero es una experiencia única que te enseña y prepara para grandes cosas, aunque uno no lo vea de inmediato. Mientras pasan las clases y toda la experiencia de encontrar trabajo para el verano, uno ve las cosas de una forma diferente y adquiere habilidades que no sabía que tenía.
El Core está por terminar y se viene lo bueno. Mis compañeros de primer año se van a dar cuenta de lo diferente que es la experiencia del MBA a partir de ahora. La flexibilidad de tomar las clases que a uno le interesan y si lo desea, de formar su propio major y/o minor, cosa que otros programas no lo tienen tan temprano en el año, tener tiempo de dedicarse a lo que uno le gusta, ya sea practicar algún deporte, conocer a más de sus compañeros en el programa o simplemente disfrutar todo lo que IU y Bloomington tienen para ofrecer, es increíble.
Por mi parte, queda seguir estando disponible para los que mis compañeros de primer año necesiten, para seguir trabajando el alcanzar las altas expectativas que el programa requiere de uno.
Más adelante les platicaré con más detalle sobre lo que se viene en mi último semestre en Kelley, mismo que va a estar lleno de un poco de todo y espero les sea útil, informativo pero ante todo, entretenido.

No comments:

Post a Comment